Reforma de la Justicia Penal

El alcalde de Blasio sabe que podemos mantener a la Ciudad de Nueva York a salvo mientras construimos un sistema de justicia penal más justo. Con un récord de menos criminalidad y menos encarcelados, el alcalde ha demostrado que podemos tener menos encarcelamiento y una ciudad más segura.

Reducción de arrestos y órdenes de arresto

El alcalde promulgó la Ley de Reforma de la Justicia Penal, un paquete de proyectos de ley para construir barrios más fuertes y más seguros al reducir las detenciones y el encarcelamiento por delitos de baja intensidad. Estos proyectos de ley permiten a los oficiales emitir un boleto civil en lugar de emprender acciones criminales por alrededor de 100,000 delitos no violentos y de bajo nivel cada año.

Reducción dramática de los arrestos de marihuana

El alcalde cambió las prácticas policiales para prevenir el encarcelamiento de individuos que poseen pequeñas cantidades de marihuana, lo que resulta en la casi eliminación de detenciones de posesión de bajo nivel que no involucran el fumar en público.

Cerrando Rikers

El alcalde se comprometió a cerrar las cárceles de Rikers Island en 10 años y crear instalaciones comunitarias más cercanas a los tribunales, empleos, familias y redes de apoyo de los encarcelados.

Reducción dramática del encarcelamiento aislado

El alcalde de Blasio prohibió el confinamiento en solitario para los encarcelados de 21 años de edad o menos, poniendo a la ciudad en la vanguardia de la reforma correccional en todo el país. Al mismo tiempo, la ciudad redujo el confinamiento solitario para todos los encarcelados en un 60%.

Simplificación de la fianza y citación

La administración del alcalde de Blasio creó un sistema de pago de fianzas en línea, instaló cajeros automáticos en todos los juzgados, simplificó el formulario de convocatoria y agregó recordatorios de fecha de convocatoria y programación flexible. Estos esfuerzos, más la expansión de los programas alternativos a la cárcel, han ayudado a reducir el número de personas encarceladas bajo fianza de $2,000 dólares por un 36%.

Alternativas al encarcelamiento

El alcalde de Blasio amplió el programa de liberación supervisada para que 3.000 acusados ​​no violentos puedan esperar ser juzgados en sus comunidades en lugar de ser encarcelados. El alcalde también abrió nuevos centros de desviación para personas con necesidades de salud mental, dando a los oficiales una nueva y segura alternativa a la detención.

Servicios de reintegración para todos los encarcelados

Bajo el alcalde de Blasio, para el final del año todos los encarcelados recibirán apoyo de reingreso para conectarlos con trabajos y más oportunidades, ayudando a romper el ciclo de reincidencia. La ciudad también ofrecerá cinco horas de programación enfocadas en necesidades educativas, vocacionales y terapéuticas a cada preso cada día.

Acelerar los juicios

El alcalde de Blasio está modernizando el sistema de justicia penal para acelerar los juicios y reducir el encarcelamiento innecesario, incluyendo las reformas encaminadas a reducir los retrasos en los casos penales y hacer que el proceso de convocatoria sea más justo y eficiente. Desde que el alcalde asumió el cargo, la población carcelaria de la ciudad ha caído un 18%.

Equipo de trabajo sobre violencia doméstica

Bajo el liderazgo del alcalde, la Ciudad ha invertido cerca de $7 millones para ayudar a asegurar que los abusadores domésticos se hagan responsables y para mejorar las vías de seguridad para los sobrevivientes.

Únete a la campaña